La piel


Por Abraham. 9 de diciembre de 2019 Complétalo

Otras obras de Curzio Malaparte

Tienes que registrarte para añadir el libro


Eran los días de "la peste" de Napoles.
Sinopsis:
En La piel el relato del Nápoles liberado por los aliados, donde tanto vencedores como vencidos sucumben a la corrupción, se convierte en metáfora de un mundo podrido por el hundimiento moral que significó la Segunda Guerra Mundial. Con un estilo vivo, a un tiempo sarcástico y poético, Malaparte recrea con toda crudeza las vicisitudes de su pueblo hambriento: piedad, grandeza, vergüenza, abyección, ternura, orgullo o menosprecio afloran en las páginas de un libro magistral que presentamos, como en su momento Kaputt, en una nueva traducción a partir de la versión definitiva del autor. Una sobrecogedora historia en la que se muestra que la frontera última de nuestra humanidad es siempre la piel. 'La piel, nuestra piel, esta maldita piel. Usted no puede ni imaginarse de qué es capaz un hombre, de qué heroicidades y de qué infamias es capaz con tal de salvar la piel. Ésta, esta piel asquerosa. Antes soportábamos el hambre, la tortura, los martirios más terribles, matábamos y moríamos, sufríamos y hacíamos sufrir para salvar el alma, para salvar nuestra alma y la de los demás. Hoy en día sufrimos y hacemos sufrir, matamos y morimos, realizamos hazañas maravillosas y actos horrendos no ya para salvar el alma, sino para salvar la piel. ¡Nos convertimos en héroes por algo bien mezquino!'

Comentarios:

Hacía tiempo que quería leer La piel, de Curzio Malaparte, pseudónimo del florentino Kurt Erich Suckert, de padre alemán y que adoptó el seudónimo Malaparte porque, “Bonaparte ya hubo uno”. Uno de esos escritores malditos, apenas conocidos hoy en día.

No me ha defraudado, incluso me ha impresionado. No me lo esperaba. Hacía tiempo que no leía una novela más descarnada, más cruel con la condición humana. "No me gusta asistir al espectáculo de la bajeza humana; me repugna estar sentado como un juez o como un espectador, contemplando a los hombres descender los últimos peldaños de la abyección; temo siempre que se vuelvan y me sonrían."

La piel habla de los vencidos, de ese extraño destino del pueblo italiano durante la Segunda Guerra Mundial, invadido por los alemanes gracias al fascista Mussolini y posteriormente liberado por los aliados. "Antes de la liberación habíamos luchado y sufrido para no morir. Ahora luchábamos y sufríamos para vivir".  La novela comienza con el desembarco de los aliados en Salerno en 1943 y su llegada a Nápoles. El capitán Curzio Malaparte, alter ego homónimo del escritor, es un oficial de enlace italiano con los aliados, hombre de gran cultura y sobre todo enorme cínico de la condición humana. En doce episodios hace un repaso a lo que fueron los años de la expulsión de los alemanes de Italia: la batalla de Montecassino, la ruptura de las lineas Gustav y Gótica, la entrada en Roma, Florencia y Milán, la muerte de Mussolini e incluso la erupción del Vesubio en 1944. Pero no es un libro "de guerra", la visión de Malaparte se centra en el pueblo vencido, en la incomprensión de los americanos ante la degradación de la plebe.

Lo más indigno del ser humano se muestra en este libro pero no como casquería sino con imagenes de gran lirismo. Por destacar alguna imagen, los judios crucificados en el sexto capítulo, El viento negro, o su juicio de pesadilla con grupo de fetos deformes al final del libro en el penúltimo capítulo, El proceso.

Curzio Malaparte

Mejora su perfil

Accede a todo su perfil